lunes, 25 de mayo de 2009

Ahora que (final)

- No quiero volver a saber nada más de ti.

Ello fue lo que más me impacto entre otras muchas cosas…aquella noche me pudo decir tantas cosas, que ahora no sería capaz de escribirlas una por una. Me hizo daño, sí, pero también me hizo daño antes, cuando fuimos a su casa, o cada día que me demostraba su falta de confianza. Pero no se, quizá aquella noche era distinta, era distinta porque ya él no tenía ningún derecho sobre mí, y bueno, como él dijo, yo tampoco tenía ningún derecho a pedirle nada, o si mal no recuerdo, dijo que no estaba en condiciones de pedir nada.

Así es como empezó todo de nuevo, otra vez nos volvimos ha hacer daño. Mientras el por sus labios lanzaba aquellos puñales. Puñales que según él, yo me merecía. Me pudo decir de todo, no quería saber nada de mi, ni quería ser mi amigo (en eso estábamos de acuerdo) yo no quería ni podía ser su amiga, y yo tampoco quería volver con él. Me dijo que le hice daño, que él aún tenía la pequeña esperanza de que volviéramos algún día. Esos eran sus puñales. Yo a su lado, quieta e inmóvil, me iba desangrando, sin que él se diera cuenta. Sin que él pudiera hacer nada por evitarlo. Porque él lo estaba causando. Le miraba y no llegaba a reconocerle. No reconocía a la persona de la cual yo me había enamorado un año antes. Mientras estaba sentada, allí a su lado, escuchándole; pensaba en lo frío que era. En el odio que me estaba demostrando. Pero aún así, a mí aun me quedaba algo de amor dentro de mí.

Aún no se como conseguí reponerme. Estaba con Carla y Sara y me sentía nuevamente sola. Ellas estaban allí, queriéndome, pero yo no estaba. Me había quedado allí, en el lugar donde había hablado con él, en el lugar donde me había estado desangrando. Mi cuerpo estaba ausente. Deje de existir en el preciso instante en que me hirió. Creo que nada pudo paliar todo el dolor que pudiera causar aquella noche. Solo el tiempo podía paliar ese daño. Y yo si, con el tiempo le perdonaría, aunque no lo olvidaría… Al día siguiente. Mi mundo empezó a ser un caos nuevamente al día siguiente. Yo aún lloraba por la noche anterior; y él, aun pensaba en mi como nuestra vida anterior.

Parecía curioso, al día siguiente volvió ha hablarme. Al día siguiente, él me hablaba como si no hubiera pasado nada, como si todo lo que me hubiera dicho no importará. Yo podía perdonarle. Pero me había dejado heridas, y las heridas no se cerraban en unas horas. Ya no era una extraña para él, había pasado de vivir en el olvido a volver a ocupar su mente. Dice que se pasó muchas horas pensando como volver a decirme algo, como volver a hablar conmigo… Se había arrepentido de todo lo que me había dicho, se había arrepentido de todo. Decía que ya no sentía todo aquello. Que ya estaba olvidado. Que aún me quería. Si, que aún me quería demasiado, y que hasta que no estuve hablando con él no se dio cuenta de ello. Sabía que me había hecho daño, sabía que yo había sufrido.

Me dijo que mi gesto me honraba, que haberme acercado a él, nuevamente le hacia recordar a la persona a la que tanto quería, pero aún así el necesitaba sentirse querido y no por mi, igual es que él pensó que nunca le había querido, aquel jueves de noviembre, ya no sabía que pensar con respecto a él, con respecto a lo que habíamos tenido…

Ahora que?
Me volvía a preguntar día y noche después de tantos meses. Todo volvía a empezar de nuevo… de hecho, lo había vuelto a empezar yo.

1 comentario:

M.B. Black dijo...

D: entonces... volvieron?
si no volvieron... lo quería todavia? a pesar de todo lo que la hizo sufrir y llorar?
lo quería todavia?
es humano eso... hasta cierto punto, comprensible por mi...
has escuchado esa frase en inglés que pobla imagenes en google y face? qeu va algo asi como:
is incredible how someone can breaj your heart & you can still love him with all the little pieces... me acorde de eso con este post

saludos!

~M.B. Black