viernes, 10 de julio de 2009

(17)

Unos ojos escondidos bajo unas gafas de vista se abrieron poco a poco conforme ella se hacía a la idea de que él estaba allí. Un jersey morado con unos vaqueros, para estar en casa después de todo una mañana de trabajo. Andaba descalza sobre el frigo terrazo que tenía el piso. Su sonrisa al abrir la puerta se transformo nada más verle…. Lo que él no sabía que sería así toda la tarde.


Se dio la vuelta pesadumbradamente y se dirigió hacia el interior de la vivienda, no dijo nada. El se limito a seguirla, empujo la puerta detrás de él. Ella no tenía palabras. El tampoco, había cumplido la amenaza.


- ¿No vas a decir nada?- preguntó el con indecisión, quería escoger las palabras para no parecer agresivo o inconformista.

- No tengo nada que decir.- dijo ella casi en un susurro tomando su fija posición mirando a través de la ventana.

Ahora la tarde empezaba a entristecer… el sol que hacía cuando él había llegado se había ocultado detrás de las nubes. ¿Sería un preludio de lo que le esperaba?

- Estoy aquí. Por ti. Por verte. Por estar contigo.- Dijo elevando levemente el tono de voz, era necesario al oír el repiqueo de la llovizna que comenzaba a caer en aquella tarde.-

- Yo no quiero estar contigo. Te lo dije.- la voz de ella era firme.

- Por favor, vuelve. Debemos estar juntos.- esa era su suplica.

- No Alex, te dije que no iba a volver, y no lo haré.

- Pero es nuestro destino, estar juntos. Tu y yo, nadie más.- Era una súplica insistente.- Pero es que no te das cuenta de lo mucho que te quiero, de las noches que te llevo buscando desde que estuvimos juntos la última vez. Es lo justo para mí.
- Lo justo para ti? Y para mí? No sabes las noches que llore. No sabes que pase años hasta poder superarlo. Hasta poder mirarme al espejo y convencerme de que me merecía ser feliz. No voy a arrojarlo todo por la borda porque tu hayas decidido quererme de nuevo.
- No lo sé, pero tú tampoco….- no le dejo terminar, ella estaba sollozando.
- No tienes ni idea, siempre tú, siempre tú. Los días, las noches, las horas a solas, el saber que todo había acabado, el pensar que jamás te volvería a ver. El querer escapar de aquí, el tener la necesidad de morirme para terminar con todo…- hizo un descanso.- El no poder ser feliz, el que nadie me llenaba. Pensar en las promesas que tú rompiste, el saber que era lo peor que te había pasado en la vida… Esos malos momentos que pase en los que solo deseaba estar contigo para calmar mi dolor y el saber que no te podía llamar.

- Pero… podrías haber llamado. Sé que me porte mal, que te odie y seguramente dije cosas que… pero siempre sentí algo importante por ti.
- ¡¡MENTIRA!! Cada 15 de julio de cada año, acordándome como una tonta de tu día, cada mensaje, cada palabra malgastada para solo recibir una indiferencia… Dios Alex… no lo sabes… Lo que quemaba en el pecho, el dolor que me llegaba hasta la garganta; no podría jamás describirte estos años, jamás podría hacerlo… Y ahora realmente eso da igual. Lo único que sé es que por fin pude escapar y ahora deje todo eso atrás. No volveré. Te lo dije.
- ¡¡No lo acepto!! Porque ahora me doy cuenta que te quiero, que quiero estar contigo, que no me importa la distancia; y que si no estás conmigo no debes estar con nadie más… Porque tuviste que dejarme aquella ultima vez?!

5 comentarios:

Maria Bel dijo...

Me encanta :)

Miqii dijo...

tu blog esta :) GENIAL
te espero por el mio
suerte

Morgana dijo...

como siempre perfecto, me gta mucho tu blog y spero q ella termine por perdonarlo, el pobre se ve q la quiere!! bss

M.B. Black dijo...

wow, wow, wow D:
ella deberia de no perdonarlo ./
no tengo nada contra él, pero se ve que ella ya a sufrido lo suficiente por su culpa D:

~ M.B. Black

.:Marta:. dijo...

pasate x mi blog y lee la ultima entrada que acabo de poner es 1 mala noticia para las que les gusta mi blog
=(besitos y gracias wapa