sábado, 24 de octubre de 2009

capitulo 2 (3)

Sabia que siempre sentiría por él. Le mire fijamente, intentando aguantar su mirada y acto seguido dije:
- Bueno, come algo, voy a la ducha.- en tono más bajo dije.- ah! Y… gracias por todo.
Salí corriendo antes de que pudiera decir algo que me incomodara algo más de lo que ya lo estaba. Subí las escaleras y entre al cuarto de baño. Me desvestí y me metí bajo el chorro de agua fría. Me lave el pelo y enjabone bien mi cuerpo, acto seguido me aclare y salí para secarme. Mi corazón volvía a latir con fuerza, pero esta vez estaba segura que no me daría un fuerte ataque de ansiedad.

Salí del cuarto del baño hacia mi habitación enfundada en una toalla. Entre en mi habitación y cerré la puerta. Abrí el ventanal de par en par y me cambie. Sin duda me encontraba mucho mejor, pero aun no estaba recuperada del todo. Sentí que me mareaba un poco, me senté en la cama. Cuando me encontré mejor, me levante y hice mi cama. Acto seguido baje abajo. Baje las escaleras poco a poco, evitando hacer demasiado esfuerzo para evitar así que me diera otro mareo. Cuando cruce el umbral del salón él estaba sentado en el sofá con el ordenador encendido y hablando por teléfono. Pase sigilosamente descalza y me dirigí a la cocina a beber algo de agua. Saque una jarra al comedor para que Andrés la tuviera. Ya había terminado de hablar por teléfono. Me miro fijamente, y acto seguido volvió a fijar su vista en el ordenador.

Le mire fijamente y con aire autoritario le dije:
- Descansa, por favor.
No hizo falta decir nada mas, se resigno… Se quito las gafas y se recostó un poco sobre el sofá frotándose los ojos, en menos de diez minutos había caído completamente rendido al sueño. Yo volví a dirigirme a mi habitación, había traído un libro, me apetecía leer, y eso es lo que hice. Paso la tarde. Hacía un calor sofocante. Salí fuera a la calle, para tomar un poco el fresco. Estaba cansada de que me trataran como una invalida o algo parecido. Estaba distraída, disfrutando de la suave brisa que hacia al anochecer cuando algo me saco de mis pensamientos. Era un móvil que sonaba, entre dentro. Era Andrea la que llamaba, lo supe por la melodía que sonaba, era la misma que había sonado la vez anterior, cuando fingía que dormía. Pensé en coger la llamada, aunque supongo que no era una buena idea. Decidí despertar suavemente a Andrés y hacerle que cogiera la llamada. No me dio tiempo, una vez que llegue al comedor Andrés ya estaba hablando por teléfono.

Pase por delante de él en dirección a la cocina, para preparar algo de comer, fingiendo que esta situación podía resultar normal, cuando en realidad no lo era y cuando para ser más exactos no quería que lo fuera. No soportaba la idea de que Andrés estuviera en la misma habitación que yo, y no lo soportaba porque inevitablemente, como tantas otras veces, la atracción era bastante grande.

Esta situación se había dado demasiadas veces y no me gustaba. Me producía tensión y ansiedad y sabia que no podría aguantar una noche mas con él; estando tan cerca y existiendo tanta distancia entre ambos. Por eso esa misma noche le pediría amablemente, después de cenar, que se marchara, que me encontraba los suficientemente bien como para cuidarme yo sola.

Me encontraba preparando una ensalada cuando me sobresalto su presencia mirándome fijamente. Creí que era el momento adecuado:

5 comentarios:

Maria Bel dijo...

Me gusta mucho :)
Sigue pronto!

Ynelvis dijo...

Hola, que bien q ya escribistes.. :)
me gusta mucho tu blog, esperaremos ahora que pasa entre esos dos. Bueno cuidate Besos..

Forever_28 dijo...

Que bien que tuviste tiempo para subir un nuevo capitulo ! :)
El capitulo muy bueno,como siempre. Cuidate
bye

Marta dijo...

Ola. Soy la "autora" de "Con tan solo una mirada" y solo keria decirte k ya he publicado el tercer cap. para k lo leas :) Besos!

Sandra dijo...

¡¡Ay!! ¡Quiero saber qué pasará! ¡¡Porfiii, renueva cuanto antes, no me dejes con la angustia!! T.T