jueves, 19 de noviembre de 2009

Cap. 2 (5)

Efectivamente, era Andrés, iba a decirle cuatro cosas cuando soltó sus cosas en el suelo y me tomo de la cintura por sorpresa y me beso, un beso largo y cálido. Sentía su corazón latir rápidamente como el mío. Me separe de él, y le solté una bofetada, pero no surtió efecto; porque me volvió a tomar de la cintura, esta vez más fuerte, me acerco más a él y… me volvió a besar.

Esta vez el beso ya no fue solo largo y cálido, sino que también había pasión. No pude evitarlo, me deje llevar. Ambos lo deseábamos demasiado, y así ocurrió, siguió besándome. Me acerco contra la pared y acto seguido me cogió en brazos. Era difícil mantener el control en esa situación. No sabía que decir ni que hacer. Solo quería dejarme llevar. Seguimos besándonos con fuerza, entonces, como si me hubieran borrado la memoria, giro mi cara y el se quedo parado. Entonces, dijé:
- ¿Y Andrea?

Andrés me miro incrédulo, y dijo:
- Lo siento Silvia, pero no puedo evitarlo, déjame estar contigo.
No pude evitar que unas lagrimas recorrieran mi cara, estábamos fallando a nuestros amigos, y a Andrea. Andrés acallo mis lagrimas con otro beso, esta vez, ya no dije nada más y deje que todo siguiera como había sucedido hasta hace un momento. Me soltó y yo le pedí que me siguiera a través de la casa, subimos las escaleras jugando a besarnos, hasta que llegamos a mi habitación. Por increíble que pareciera, jamás, desde el tiempo que hacía que nos conocíamos, habíamos tenido algo más intenso que unos besos a la luz de la luna. Entramos en la habitación, ya había oscurecido y el reflejo de la luna entraba hasta la cama. Le mire nuevamente, incrédula. El me miro y sonrió. Y me atrajo hacia a él. Le bese, me beso. En menos de un minuto, estábamos los dos en la cama.

Nos fuimos desnudando poco a poco mientras no cesábamos de besarnos y hacernos caricias. La noche paso rápidamente sin que la pasión cesara, después de tantos años, y al fin estábamos así, los dos juntos, en la misma habitación y en la misma cama. Caímos rendidos y dormimos cándidamente. El me abrazo, no ceso de hacerlo durante toda la noche, ni aun cuando dormíamos.

La mañana siguiente. Me desperté antes que él. Sigilosamente me enfunde lo primero que vi y baje al salón. Entre en la cocina y bebí un vaso de agua. Me senté acurrucada en el sofá, rodeando mis rodillas con mis brazos, pensando en que había pasado esa noche, y preocupada por lo que ocurriría a continuación. Y peor aún, asustada.

Salí y me senté en la puerta recostada sobre uno de los marcos de la misma , en el pasillo aun estaban las cosas de Andrés, tal y como las había dejado la noche anterior, antes de besarme y dejarnos llevar por lo que sentíamos. Mire hacia la calle, perdiéndome en el horizonte. Lo bueno es que mi casa estaba a las afueras. Por lo que no tenía casi vecinos. El miedo a que alguien nos viera juntos era demasiado aterrador, tan aterrador como el averiguar que le paso a mi amiga en aquel accidente.
Mientras yo estaba abajo, Andrés se despertaba arriba. Buscándome para intentar darme aunque fuera un abrazo. Al no verme se preocupo. Se levanto y busco por toda la habitación una nota pensando que había salido a cualquier sitio. Se puso cualquier cosa y bajo las escaleras.

7 comentarios:

Sandra dijo...

¡¡¡Síííííí!!! ¡¡¡Lo sabía :D!!! ¡¡¡Por favor, renueva pronto, por favorrrr!!! ¡¡No puedo esperar a que renueves!!

*Sharon* dijo...

amo tu historia!!!!

Ann dijo...

me encanta tu blog, escribe pronto!!!!

pasate por mis blogs:
http://anndiary-anotherday.blogspot.com

http://historiaderealidad.blogspot.com

~[ iLusiones ]~ dijo...

Quiero seguir leyendo. Espero que renueves pronto. Un saludo!!

Anónimo dijo...

AAAAH!!! SIIII!!! Lo dijeee!!! Queria que estuvieran juntos!!! :D :D :D :D :D :D :D :D

ESTOY TAN FELIZ!!!!!!!!!!!!!

Bueno, espero la nueva entrada :D :P

Besos!!!

L*

Leire dijo...

¡Hola guapísima!
Muchas gracias por comemtarme en la nueva entrada. Estaba preocupada, porque pensaba que la gente estaba dejando de seguirme, y me daba pena. Pero me alegro que tú te sigas pasando por mi blog.
Por cierto, ánimo con el Máster, que no debe ser fácil. Y lo primero, es lo primero.
Un beso

Maria Bel dijo...

Me encanta ^^